La Soledad, el aislamiento y el riesgo de desnutrición.

Ahora más que nunca, durante estas semanas de aislamiento por el covid-19, el estado nutricional de las personas más vulnerables se ve y se verá afectado.


Se habla mucho sobre las soledad forzada, aquella que obliga al individuo a vivir solo, sin mucho contacto con otras personas, y limitando su participación en la sociedad.

La soledad forzada es una realidad que preocupa a los profesionales sanitarios, a los agentes sociales y a las administraciones. Aunque se puede dar a cualquier edad, es más común observar esta situación en los mayores.


ALGUNOS DATOS:


En la página del Instituto Nacional de Estadística, se observa como el % de personas mayores de 65 años avanza a un ritmo constante. Incluso algunos datos de la misma entidad, publicados en el 2006, nos daban a conocer que para el 2020 los ciudadanos mayores de 80 años ascendería en un 50 %, triplicándose para el 2050.



Cuando miramos estos datos de cerca, por ejemplo, en la Comunidad Autónoma de la Rioja, se observa que en el 2018, 17.300 personas mayores de 65 años viven en soledad, frente a los 14100 del año 2015.e


INICIATIVAS:


Ya se están llevando a cabo iniciativas que intentan sensibilizar a la población y dar apoyo, visibilidad y recursos a aquellos mayores que sufren la soledad de cera. Un ejemplo es el programa "Siempre Acompañados" que nació en el 2018 en Logroño y en el que participan 30 entidades. Pero llama la atención ver que dentro de los problemas que surgen de la misma, hay poca mención al estado nutricional.


¿ES SUFICIENTE CON LA COMIDA A DOMICILIO, LA ASISTENCIA DOMICILIARIA Y A LA ATENCIÓN PRIMARIA?


Tal y como está estructurado, los profesionales de la nutrición sabemos que no es suficiente. La alimentación es compleja en su abordaje, y sobre todo es vulnerable de ser alterada por múltiples factores: económicos, salud, funcionales, sociales y también emocionales.


No basta con ofrecer comida y esperar a que uno coma (comer requiere capacidad funcional, estado anímico adecuado y sobre todo apetito). No basta con preguntar al paciente por su ingesta (esto es subjetivo), pesarle y pasar a otra parte de la exploración.



LA INTERVENCIÓN NUTRICIONAL ES COMPLEJA EN SU ABORDAJE, PERO EL CRIBADO NUTRICIONAL ES SENCILLO.


Una cosa es el tratamiento nutricional de la desnutrición, y otras cosa es el cribaje del estado nutricional. El tratamiento nutricional requiere una evaluación minuciosa de todos los factores de riesgo que conducen a un individuo a la desnutrición. A su vez es necesaria una evaluación del estado nutricional actual del paciente, y lo más importante: una reducción gradual, priorizada y estructurada de los factores de riesgo que llevaron al individuo a un estado de desnutrición.


El cribaje mediante herramientas validadas es sencillo, fácil de enseñar y de aplicar. Nos ayudan a identificar el nivel de riesgo que presenta un individuo a sufrir desnutrición y a actuar en consecuencia. Ejemplos de esto son MUST (Malnutricion Universal Screening Tool), u otros ligeramente más complejos como VGS (Valoración Global Subjetiva).




El cribaje del estado nutricional es vital en la población general, pero más aun en grupos poblacionales de riesgo como son los mayores que viven solos de manera forzada, o aquellos que regresan a casa después de un alta hospitalaria, e incluso los que sufren apuros económicos.


Es mucho mas efectivo realizar una intervención nutricional cuando el riesgo de desnutrición es medio a cuando es alto, y mas complejo se vuelve cuando el individuo tiene una desnutrición clínica y pluripatologías.


COMO SABER SI ALGUIEN CERCANO A MI O YO MISMO PUEDE TENER RIESGO DE DESNUTRICIÓN:


Algo tan simple como prestar atención a cambios conductuales, anímicos o físicos, no infravalorar una ligera pérdida de peso y cuestionar el desinterés por la comida o la hidratación son alguno de ellos. Veamos otros indicadores de riesgo de desnutrición :


  • Desinterés por la comida y/o falta de apetito.

  • Estados anímicos alterados: tristeza, desmotivación…

  • Fatiga o cansancio.

  • Dificultad para comprar, acceder y/o cocinar alimentos de forma regular.

  • Elegir alimentos altamente calóricos pero con pobre contenido en nutrientes.

  • Vivir solo o con soporte familiar/social reducido.

  • Recursos económicos limitados.

  • Problemas de movilidad, deglutorios, enfermedades crónicas y admisiones hospitalarias.

  • Polimedicación.


¿QUE MÁS PUEDO HACER?


Si tú, un familiar, un amigo, se encuentra en situación de soledad, y consideras que su alimentación no es adecuada o después de estas semanas de confinamiento su alimentación se ha visto afectada, no lo dudes y pide ayuda.

En Espacio 8 Centro Médico y Social disponemos de un servicio de atención nutricional especializado en personas que por diversas razones sufren de soledad y su alimentación se ve comprometida.



Llama sin ningún compromiso a nuestro Servicio de Nutrición y cuéntanos tu caso.


  • Llevamos a cabo visitas domiciliarias en Logroño y en toda La Rioja.

  • Prestamos atención telefónica de seguimiento y consultas online.

  • Atendemos en consulta privada.


En Espacio 8 contamos con Teresa Ureta Dietista-Nutricionista Colegiado Nº CLR0004. Miembro del Grupo de Especialización en Nutrición Clínica de la Academia Española de Dietistas-Nutricionistas. Si quieres saber más sobre su trayectoria profesional accede aquí.


Pide más información o una cita llamando sin compromiso a 699 740 414 o dejando un mensaje en info@serviciosdenutricion.com

71 vistas

Entradas Recientes

Ver todo